Con la tecnología de Blogger.
RSS

Lolita (1962): El mayor y la menor



Humbert Humbert, un profesor cuarentón, llega a Ramsdale (New Hampshire) y alquila una habitación en casa de la viuda Charlotte Haze que tiene una hija de once años. Humbert se enamora perdidamente de la chiquilla y concibe un perverso plan: casarse con la madre para poder estar siempre cerca de la irresistible Lolita... Adaptación de la novela homónima de Vladimir Nabokov. 

Sexto film del genial Stanley Kubrick, una agria radiografía sobre la obsesión sexual pederasta, un amor intergeneracional que le sirve de excusa para criticar la hipocresía social y el abuso de poder.

Temas recurrentes en el director, aunque con el inconveniente de que no se muestra un solo detalle de esta escabrosa relación, Stanley se debe ceñir a imágenes alegóricas, aún así el director tuvo graves problemas con la censura.

Kubrick arremete contra la burguesía, contra una sociedad hipócrita, como detrás de personas elegantes, sofisticadas y cultas se esconden los más bajos instintos.

Reflejados aquí en la obsesión sexual por una jovencita, la pederastia, los celos patológicos, y lo hace cogiendo como cabeza de turco a un culto protagonista, un retorcido ser que Kubrick lo arrastra hasta el límite.

Stanley Kubrick era un genio en lo suyo, en hacer grandes películas que tardaba en rodar mucho tiempo, con el mejor equipo y con el menor presupuesto, y en esas películas además, daba lecciones morales.

Para el papel del profesor, James Mason que compone al perturbado profesor de modo magnífico, de voz aterciopelada, elegante, inteligente, flemático.

Esto al inicio, pero que sabe emitir esa angustiosa travesía hacia la obsesión, su evolución nos llega nítida, su pasión incontrolada por la ninfa, con una economía gestual prodigiosa.
En el otro lado del ring está un Peter Sellers fuera de lugar, me es un personaje metido con calzador.

Deja patente su carisma en cada intervención, como suele ser en él, pero a veces me da la impresión, que no me encaja en este film.

Shelley Winters encarna de forma espléndida a la viuda con ansias de sexo, sabe traslucir que el refinamiento y elegancia en una pose, tras lo que se esconde una mujer ordinaria, excelente.

Sue Lyon no me llega, se me queda escasa su transmisión de bomba sexual, no la veo como una dulce ninfa, la veo mayor para la edad que quiere dar, resta veracidad.

No me llega, no se eleva la temperatura con su presencia y le falta química con James Mason.

Clásico del cine dramático, excepcional obra maestra del siempre prolífico Stanley Kubrick. Lolita es la historia enfermiza de tres personas, dos hombres y una joven criatura, que se encarga de volver loca a todo hombre que le rodea.

Es la arriesgada historia que cuenta Kubrick, una historia en donde no se ve nada en absoluto pero en donde la imaginación y perversión del hombre se encarga de realizar su tarea, así somos.

Lolita retrata a una sociedad obsesionada por el sexo. ¿Es enfermizo desear a una criatura joven?, eso es lo que plantea Kubrick. En la película desde luego, no se sabe quien es el más perverso, si la niña o los adultos.





  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada