Con la tecnología de Blogger.
RSS

Aeropuerto (1970): El Origen cinéfilo de las catástrofes aéreas




Un temporal de nieve azota Chicago, dificultando el intenso tráfico de su aeropuerto. A pesar de las malas condiciones meteorológicas, el aeropuerto consigue permanecer abierto; pero entre los aviones que despegan, causa una gran alarma el que vuela con destino a Roma, porque, entre los pasajeros, hay un polizonte y un hombre con un maletín sospechoso. 

Corrían los años 70 y en el cine comenzó a resurgir un nuevo género cinematográfico llamado "género de catástrofes".
 
Buena prueba de ello son las notables "El coloso en llamas", "Terremoto", o esta entrega de "Aeropuerto", que conocería varias entregas más con el mismo nombre y diversos años, años en los que estaban realizadas como "Aeropuerto 75", (1975), o "Aeropuerto 80", (1979).

Como suele suceder, las primeras partes son siempre las mejores, y "Aeropuerto" no fue una excepción.

La película mantiene en tensión desde el comienzo al espectador presentándonos una situación que involucra a un centenar de personas. 

Todos los personajes, tanto los que están fuera como dentro del avión, sufrirán momentos de angustia para intentar solucionar un problema de extrema gravedad.

Además de centrarse en el suspense que genera un atentado suicida dentro de un avión de pasajeros repleto, la película nos sumerge en las vidas sentimentales de algunos personajes principales derivando en algunas sub-tramas afectivas que bien valen la pena ser consideradas y reflexionadas. 

Como película catastrofista cumple y poco más, pero consigue lo más importante en una película, mantenerte en vilo hasta el final. 

Aunque las dosis de adrenalina no lleguen al nivel que podría, pero también te hacen el visionado más agradable.

El reparto está muy bien, encabezado por Burt Lancaster; Van Heflin haciendo de loco, las bellezas de Jacqueline Bisset y Jean Seberg, George Kennedy haciendo su papel y Dean Martin (actor poco creíble) cumpliendo con seriedad.

Pero más allá del argumento, que daría, como he dicho antes, para una saga, lo que me ha quedado a mí es una anécdota. 

Eso sí, seguro que durante aquella época, no niego que la película fuera un auténtico fenómeno de masas, y que a mucha gente se le quitarían las ganas, de montar en avión durante un tiempo.





  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada