Con la tecnología de Blogger.
RSS

Phillip Morris, Te Quiero (2009): Mintiendo y Estafando por amor



Basada en el libro de Steve McVicker, cuenta una historia real, tan irreal, que te aseguran dos veces nada más empezar que lo que se va a ver ocurrió realmente.

Steven Russell (Jim Carrey) es un hombre con una vida aparentemente perfecta, pero que en realidad es una mentira. Lleva toda la vida ocultando que es gay, y cuando, accidentalmente, su verdadera condición sexual sale a la luz su vida cambia radicalmente.

Intentando recuperar el tiempo perdido se mete en una vorágine de gastos que solo puede solventar con engaños y timos. El convertirse en un verdadero fenómeno del escapismo y la estafa, le hará acabar con sus huesos en la cárcel.

Pero no hay mal que por bien no venga y allí conocerá a Phillip Morris (Ewan Mcgregor), el que se convertirá en el amor de su vida. 

Cuando Phillip sale en libertad, Steven llevará la mentira a extremos casi disparatados, con tal de poder reunirse con su amor.

Se agradece el intento por parte de los directores Glenn Ficarra y John Requa de hacer una comedia diferente, pero no termina de definirse.

Hay ciertos aspectos a destacar, como la lentitud de algunos momentos y que algunos pasajes no resultan creíbles y a la vez, confusos.

Uno, como espectador queda un tanto desconcertado, pues no sabemos si su historia va en son de broma o si se trata de esbozar una sensible mirada hacia los amores que deben vencer obstáculos.

Claro que hay un poco de cada cosa, pues por un lado se muestran muchas bromas ligeras referidas a lo sexual en las relaciones entre gays, y a la picardía que habita de las constantes estafas del personaje principal.

Mientras, por otro lado se exhiben algunos toques más serios que apuntan a analizar la complejidad del amor verdadero (la tragedia, el desamor, la pérdida y el dolor), además de dejar algunas sutiles críticas hacia el sistema legal estadounidense. Por si no se ha dicho; que los protagonistas sean homosexuales es secundario y no el centro de la trama.

Jim Carrey, como de costumbre, hace una profusión de muecas y frenesí interpretativo, lo que sin embargo a este papel, le viene como anillo al dedo.

Si bien, su peculiar estilo de interpretación sobreactuada, impide que veamos en Steven Russell a un personaje real, que se enamora y sufre. 

Algo que en otras películas suyas funcionaba a la perfección, aquí se convierte en un lastre que neutraliza otras muchas virtudes que podían haber hecho de “Phillip Morris ¡Te quiero!” una película mucho mejor.

Su compañero de reparto, Ewan McGregor, entiende mejor que Carrey a su personaje y él si que sabe hacer un trabajo creíble, que equilibra el tono de la película. 

Está irresistiblemente perfecto y adorable, como enamorado hasta las últimas consecuencias. Se echa de menos que tenga mucha más participación en la historia.

Phillip Morris ¡Te quiero! es, por descontado, una película cómica. Si algo la hace efectiva, es su naturalidad y su sentido del ritmo, y después una buena puesta en escena.

Tiene momentos para la risa, con escenas muy canallas, y momentos para contenerse con un nudo en la garganta. No me extrañaría que en 10 años estuviese considerado un film de culto.







  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario