Con la tecnología de Blogger.
RSS

El Perfume (2006): Exaltación olfativa



Francia, siglo XVIII. Jean Baptiste Grenouille (Ben Whishaw), fue abandonado por su madre en la basura. Las autoridades se hicieron cargo de él y lo mandaron a un hospicio. Creció en un ambiente hostil; nadie le quería, porque había en él algo excepcional: carecía por completo de olor. Estaba, sin embargo, dotado de un extraordinario sentido del olfato.

A los veinte años, consiguió trabajo en casa del perfumista Bandini, que le enseñó a destilar esencias. Pero él vivía obsesionado con la idea de atrapar otros olores: el olor del cristal, del cobre, pero, sobre todo, el olor de algunas mujeres.

Adaptación del famoso best-seller de Patrick Süskind, “El perfume” es una oda a un sentido en particular: el olfato. 

¿Como se representa este sentido en una película si no se puede ver, ni oír, ni tocar?, pues con sutileza y con imágenes explícitas, y eso creo que se consigue transmitir bastante en este caso.

Cuando ví este film me llamó poderosamente la atención, porque era una de esas películas de las que se decía, que era imposible adaptarse correctamente a las pantallas.

No he leído la obra original pero sí tengo que decir que Ben Whishaw me cautivó con su estudiado y concentrado personaje, cuyo objetivo es esencializar y guardar el olor que desprende el mundo que le rodea; obsesionándolo de tal modo que deja atrás el resto de sus sentidos.

La finalidad de este hombre -olfativo es aprender el mundo secreto de los olores, para llegar a cautivar y dominar el raciocinio humano que sucumbirá ante una sensación tan poderosa como es la sensibilidad olfativa.

No importa cuantas personas tengan que morir, no importa el medio; lo único que importa es la finalidad de encontrar esa esencia olfativa que lleve al éxtasis colectivo, ofrecido por un perfume creado por este obsesivo genio nasal.

El trabajo del reparto raya a buena altura, y aunque el peso recae, sobre el relativamente desconocido Ben Whishaw; destacan los papeles de dos grandes secundarios como Alan Rickman, y sobre todo Dustin Hoffman. 

En el caso de la actuación de Dustin Hoffman, es muy difícil de lograr, pues su personaje exige a un ser tan extraño como emotivo.

En cuanto a las numerosas actrices si han de destacar por algo, sin ánimo de parecer machista es por su gran belleza, más que por su calidad interpretativa.

La mujer como ser humano juega un importante papel, demuestra lo importante y esencial que es para el hombre, que sin ella no se puede vivir.
Demostró que cada mujer desprende un aroma especial e inigualable, que puede desprender desde lo más sencillo e inocente hasta lo más sucio y pecaminoso.

“El Perfume” es una de esas cintas que no son del gusto de cualquier público, tal vez debido a su cierto grado de crudeza, contando con escenas difíciles de digerir para el espectador.

Para poder sentir la película, es necesario que se tenga una gran imaginación en todo, para que se pueda experimentar ese olor que desprende “El perfume”.





  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

1 comentarios:

soytutioargail dijo...

Es una gran película y personalmente el tema "perfumista" no me atraía en absoluto. Y aún pasando los años recuerdo las escenas como el parto en el mercado y como no; la orgía multitudinaria ;). Buena crítica, un saludo.

Publicar un comentario