Con la tecnología de Blogger.
RSS

El Padrino (1972): La Gran Familia Mafiosa



Años 40. Don Vito Corleone (Marlon Brando) es el respetado y temido jefe de una de las cinco familias de la mafia de Nueva York. Tiene cuatro hijos: una chica, Connie (Talia Shire), y tres varones: el impulsivo Sonny (James Caan), el pusilánime Freddie (John Cazale) y Michael (Al Pacino), que no quiere saber nada de los negocios de su padre.

"El padrino" es la obra cumbre de Francis Ford Coppola, basada en el libro homónimo de Mario Puzo. Ambos, film y libro, nos brindan una imagen de la mafia como no había sido vista hasta el momento.

Los asesinos anárquicos y crueles del crimen organizado eran presentados como hombres de negocios, seres racionales y sentimentales, para los cuales el asesinato solo formaba parte de los negocios.

Para mí, "El padrino" no debe entenderse como un policial ni como una película de acción, sino como un drama en toda regla. 

Una tragedia familiar en la cual uno logra empatizar con esos seres, para los cuales la defensa y el honor de la familia, justifican cualquier acto.

Me da a mí, que de esta película se ha dicho de todo. Se sabe donde están los fallos, las anécdotas más recónditas de la producción, los problemas que hubo, las cosas buenas que hubo..., todo exactamente todo lo que paso durante la producción de esta película. 

Y es que es una gran película, que llama la atención hasta los que la consideran menos que sus hermanas.

Viendo "El Padrino" uno puede pensar que estos actores estaban predestinados para realizar su papel. Marlon Brando sencillamente marcó escuela.

Al Pacino, por el que nadie apostaba en aquellas épocas, compuso unos de los personajes más complejos y emblemáticos de la historia del cine. Mención aparte merece James Caan como el hermano mayor, Sonny, el principal heredero de los negocios familiares, violento y tempestuoso.

También destacar Robert Duvall, a Diane Keaton (como la esposa de Michael), Talia Shire (Connie, quien obtendría más protagonismo en la segunda y tercera parte), y demás. Todos en la película están soberbios.

Aparte de sus muchos méritos cinematográficos, destacaré el hecho de que tanto el director como los actores, consiguen algo que considero que está, sólo al alcance de los grandes narradores (cineastas y escritores sobretodo). 

Me estoy refiriendo a la capacidad de hacer que el público se identifique con unos personajes, que analizados fríamente son auténticos canallas.

Durante tres horas, los "asuntos" de la familia Corleone pasan a ser parte de la vida de uno. No te paras a pensar si son morales o no. Son los negocios de la familia y eso es lo que importa.


Este nivel de identificación, y por tanto de credibilidad; es lo que hace, entre otras cosas, que esta película tenga algo especial. Es comprensible que para algunos sea una película lenta y lo entiendo, pero tampoco es para decir que es una mala película. 

Era un cine de hace décadas, y las expectativas que generaba una película entre el receptor de ayer, comparada con el de hoy, es totalmente diferente. De ahí en más, por ser una obra aplaudida hay que verla, no la recomiendo por ser una obra de arte.

Coppola nos deja una historia de Familia, Mafia y Corrupción moral enmarcada en una sociedad, en la que el Honor y el Respeto estaban más valorados que un plato de comida.





  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

1 comentarios:

Andrea Pérez Ulloa dijo...

La película de El padrino es toda una obra maestra y una joya para la industria cinematográfica, he pensado que posiblemente esta película ha hecho que artistas como Robert Duvall fueran reconocidos por su trabajo y que ello también implicaría una alza a su carrera artística, además de darles renombre ya que el propio nombre de la película tiene un peso.

Publicar un comentario