Con la tecnología de Blogger.
RSS

Cinema Paradiso (1989): Carta de Amor al Cine



Totó está creciendo en un pueblo italiano cuyo único entretenimiento es el cine de dicho pueblo. Y él ama el cine. Con algunos tejemanejes consigue meterse en la cabina de proyección, junto con Adolfo que le enseña toda la magia de las películas.

En el marco de la Italia profunda de la posguerra (clerical, retrógrada y opresora), se desarrolla esta historia de amistad de un niño con su mentor, que le abre una puerta a un mundo de ensueño como es el cine, y que también es una cruda advertencia de que, en el fondo, nunca hay que olvidar de donde se viene.

Cuando éramos pequeños seguramente muchos de nosotros tuvimos un confidente y como todo buen amigo te cuida, te da un consejo y al final de todo, terminaría por aprender mucho más de lo que se imaginaba.

En el caso de Totó, su existencia está íntimamente relacionada con el cine de su pueblo, aquel lugar donde los lugareños se congregaban y se sentían partícipes dentro de la comunidad, donde dejaban atrás las preocupaciones cotidianas y se adentraban, cuando las luces se apagaban, en otro mundo, como si soñaran.

El amor es, sin duda, el protagonista principal del film, de allí que no puede extrañarnos un pacto de ayuda y respeto hecho entre dos personas con una notable diferencia de edades.

Menos aún asombrarnos la vehemencia con la que uno de los involucrados en dicho trato, luego de volver la mirada hacia sus sentimientos mas puros, le suplica al otro que salga en busca de los logros que él nunca pudo obtener.

El elegante hombre gris que es el protagonista al principio del filme, se transfigura ante nosotros como el niño curioso y soñador que era de chico, y es ahí cuando cualquier espectador ya adulto viaja a su pasado más tierno, aderezado con un primer amor, las aventuras infantiles, etc.

Disney a la italiana: no sienta mal, pero lejos queda de poder ser nombrada entre las películas de categoría ya que tira de un dramatismo muy barato y típico, y técnicamente es muy convencional.

En resumidas cuentas, es una obra sobrevalorada por lo efectivo de su sentimentalismo, pero que en el fondo no pasa de ser un bonito producto de consumo. Típica película para adultos que no quieren dejar de ser niños.

Cinema Paradiso es ante todo un canto al cine, a la memoria, a la amistad y al amor, una película enternecedora, con una gran música, por la cual transitan una extraordinaria galería de personajes (el loco de la plaza, el cura censor, el acomodador timorato, el conocedor de diálogos, el señor que escupe, el nuevo rico…) que, además de dotarla de comicidad, la convierten en entrañable.

Cinema Paradiso es la representación de la unión entre el cine y la vida. Si Ud. es cinéfilo; si Ud. quiere conocer el por qué de los amantes de cine que van todos los días a ver cualquier película que pueda disfrutar; si a Ud. le da por recordar que el cine y las buenas películas son parte de su vida, por favor no deje de ver Cinema Paradiso.

Recomiendo a aquellos que nunca la vieron, que se acerquen a sus puertas, las abran y sin pedir permiso tomen asiento y disfruten de la función.








  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada