Con la tecnología de Blogger.
RSS

Desaparecido (1981): El golpismo militar que abrió los ojos al mundo




Charles Horman (John Shea), un joven e idealista periodista norteamericano, desaparece de su domicilio en Santiago de Chile tras el golpe de Estado del general Augusto Pinochet.

Su mujer (Sissy Spacek) y su padre (Jack Lemmon), que se traslada allí desde los Estados Unidos, intentan averiguar su paradero y vivirán una auténtica odisea recorriendo las instituciones diplomáticas norteamericanas y tropezando con infinitas trabas burocráticas.

La película Missing parte del libro de Thomas Hauser, La ejecución de Charles Horman, y la elección para dirigir la película fue para Costa Gavras, uno de los más relevantes representantes del llamado cine político.

El comprometido director Costa-Gavras se atrevió en 1982, con la desaparición del joven periodista e idealista Charles Horman, en los días posteriores al golpe de Pinochet en Chile, denunciando la implicación de la diplomacia norteamericana en el asesinato y posterior desaparición de su cuerpo.

Decir que no tiene porqué interesar la política, para disfrutar de este filme (hay a quien no le gusta por este motivo). Hay que tener en cuenta que la película acusa de forma directa a la administración USA de estar detrás del golpe de estado militar en Chile. 

Una cuestión que hoy no nos extraña, pero al mirar el año de la realización de la película, no dejo de pensar en el valor del director de acometer esta historia.

En ningún momento se nombra el país en el que ocurren los hechos, ni a su cabeza visible, el nefasto Pinochet, lo cual demuestra además inteligencia. De esa manera, la distribución del largometraje se vería menos comprometida. 

Pero como suele pasar con casi todo el cine denuncia con el paso de los años acaba perdiendo su fuerza debido al cambio de los tiempos, y en lo que 1982 fue una auténtica bomba, a dia de hoy lo que cuenta está ya obsoleto, y si esto que era el auténtico gancho ya no tiene interés.

Si hay algo que los cinéfilos recordarán de esta película es, además de la siempre versátil e inmensa Sissy Spacek, es a Jack Lemmon, quien toca el cielo con una interpretación conmovedora, sensible y dura.

Después de verle en excelentes papeles cómicos y encontrarle aquí este papel dramático, queda claro que fue, es y será uno de los mejores actores del mundo.

Costa-Gavras hace un retrato impactante de lo que significa una dictadura, de lo que es la represión, los toques de queda nocturnos, el miedo de la gente, el puro pánico. 

Claro que "Missing" no es monotemática. Su principal razón, naturalmente, es la crítica a la deshumanización de la política y el esclavismo burocrático. 

Pero ese tema se nos presenta de una forma muy humana e inteligente, a través del amor de un padre y de una pareja, de dos familiares desconocidos que se detestan y que han de aprender a quererse para mantener intacta la integridad y fuerza necesarias para luchar contra el juego de la administración.

Sí, el golpe de estado de Pinochet, se critica la política norteamericana, pero además se nos pone en manifiesto algo mucho más global y preocupante: la manipulación que ejercen los poderosos no solo sobre nuestra calidad de vida, sino sobre nuestros anhelos y sentimientos más íntimos.

Creo que la película abrió los ojos a mucha gente, especialmente en los EEUU, sobre lo que supusieron las dictaduras militares fascistas en Suramérica en los 70 y la vergonzante actitud que tuvo el gobierno yankee hacia estas.


Dura e incómoda película, pero a la vez, llena de sensibilidad. De obligada visión y repaso.





  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario