Con la tecnología de Blogger.
RSS

American Pop (1981): Una "animada" historia de la música en américa


Zalmie, un judío ruso emigra a América donde intenta abrirse camino como músico y cómico en un espectáculo de vaudeville, hasta que las heridas sufridas durante la I Guerra Munidal acaban con su carrera como cantante. Su hijo Benny hereda su pasión por la música. Ya de adulto, Benny se une a una banda de jazz como pianista, pero su carrera se trunca cuando muere luchando en la II Guerra Mundial.

Tonny, el hijo de Benny, lleva también en la sangre la música y está a dispuesto a dejar su impronta como escritor de canciones. Se integra además en un grupo de poetas y músicos de San Francisco y más tarde entra a formar parte de una banda pionera en la psicodelia. En este tiempo, se convierte en padre de un hijo ilegítimo Pete, al que, ya en Nueva York ampara y cuida, sin llegar a saber que es su verdadero padre.
Tras la muerte de Tonny, Pete se refugia en las drogas mientras lucha por lograr su sueño de convertirse en una auténtica estrella del rock.


Ralph Bakshi saltó a la fama por ser el animador que empezó a crear peliculas animadas con contenidos adultos, llenas de humor negro y personajes fuera de lo común, como el gato Fritz (1971). En cierto modo, la personalidad artística de Bakshi, por geografía y momento histórico, pertenece a la contracultura más feroz que ha existido en Estados Unidos en el siglo XX, y sus esfuerzos narrativos tratan de hacerle justicia a esa herencia.
Es otro de esos directores americanos que divide opiniones ya que está considerado la versión oscura de Disney y no sin motivo. Viendo "Fritz, the Cat" queda bastante claro el tipo de obras que le gustan, y con "American Pop" se suma otro tanto a su favor.
Arriesgadísima pero muy bien resuelta, se trata de una historia, adoptando un formato documental, intenta retratar la música popular americana a través de la historia de cuatro sucesivas generaciones de una misma familia judía de origen ruso, que avanza por el siglo XX (desde 1900 hasta 1980), cada una viéndose influenciada por un tipo de música concreto.
Una idea inabarcable para sus menos de dos horas aunque de unos resultados encomiables.
Estamos ante un tremendo e inabordable recorrido tanto a nivel musical como histórico, desde el cabaret con homenajes al arte de Toulouse-Lautrec o Degas, pasando por el vodevil, el music-hall, la ley seca y los gánsteres, las 2 Guerras Mundiales, el swing, los hippies, Vietnam, el glam…
Desde jazz, hasta reggae, pasando por hiphop, rock'n roll o algo más melódico, con personajes que recuerdan a cantantes reales, la película es profunda, analiza desde la óptica de la música la situación de los Estados Unidos durante todos esos años y lo hace sin aburrir.

Es una lección de historia, recurriendo a tópicos, eso sí, pero una lección muy entretenida e informativa. Para qué hablar ya de la animación, que se adelantaba a su época, siendo -que yo sepa- la primera película hecha con rotoscopia.
El rotoscopio consiste en filmar las escenas con actores reales y luego proyectarlos en la mesa de luz para calcar sus movimientos.
Esto permite que los personajes de esta película se muevan de manera natural y la intervención del animador es mínima, pues solo se limita a “limpiar” ciertos cuadros de la pelicula que están de más o a simplificar un poco los movimientos retirando algún cuadro reiterativo de movimiento, pero realmente no se trata de una animación tal cual se le conoce por definición.
Quizás comparativamente hablando, lo que uno busca en una pelicula animada es precisamente no encontrarse con los movimientos “normales” de la gente, sino la recreación y la fantasía. Es decir, el hecho mismo de que un personaje se moviera como un “humano” en animación, rompía la ilusión y los supuestos del género.

La banda sonora es, como no podía ser de otra forma, realmente buena. Musicalmente hay de todo, Cole Porter, Charlie Parker, Bob Dylan, Mamas and the Papas, los Doors, Hendrix,, la Velvet (genial la visualización de “I’m Waiting for The Man”), y tantos otros…
Como global: una cinta necesaria, bien plasmada, que no se convierte en una Obra Maestra, pero que los amantes de los musicales o la historia de los Estados Unidos, deben ver. Los amantes de la animación, pues también deberían verla. Merece la pena, sin duda alguna.




  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

1 comentarios:

claudia bastias dijo...

gracias estaba buscando esta pelicula por años fuiste de gran ayuda

Publicar un comentario